Desde el CERN se han dispuesto a reconstruir lo que fué la primera página de la historia, pero se han encontrado con un muro de hormigón al haber “olvidado” la contraseña que les da acceso al equipo que la hospeda. Esto está poniendoselo difícil a los científicos que están trabajando en su recuperación.