Qué es un disco SSD sin DRAM y ¿merece la pena?

¿Qué son los discos SSD sin DRAM? ¿Merecen la pena?

Dependiendo del presupuesto del que dispongas, el hacerte con algunos componentes puede ser más atractivo si te ahorras unas perrillas. Precisamente voy a explicarte por qué son más baratos los SSD sin DRAM que los normales.

Casi seguro que si estás mirando para hacerte con uno o cambiar de SSD habrás notado una nueva tendencia. Una serie de discos SSD que salen más baratos, pero que simplemente pone que no llevan alguna cosilla, en este caso DRAM. Bueno, no será tan importante ¿verdad?

¿Qué es la DRAM de los SSD?

Bueno… DRAM en un disco duro, pfff… ¿para qué va a necesitar un disco duro su propia memoria si está conectado a un pc? Espera, no corras tanto, tiene su lógica pero estas memorias DRAM en discos SSD tienen una función muy importante.

Cada vez que el sistema operativo requiere datos del disco duro, le pide los mismos mediante la ubicación de los bloques. En ese momento, el disco SSD tiene que buscar dichos datos y enviarlos al SO.

Parece sencillo pero aunque sea un disco de estado sólido estos datos se tienen que buscar en una ubicación física. Por esto mismo, el SSD tiene guardado (y actualizado constantemente), un “mapa” con la ubicación y contenido de todos los bloques. De forma que al pedir algo al disco, este sabe de forma casi instantánea donde está.

Precisamente porque este mapa está almacenado en la memoria DRAM (un chip en el SSD) que es muchísimo más rápida que la NAND.

ssd-dram

¿Por qué mantener actualizada?

Sí, bueno, si te estás preguntando qué sentido tiene mantener actualizado el mapa, es porque a diferencia de los HDD los SSD disponen de una tecnología que va moviendo los datos entre bloques.

Léete también  Los discos duros SSD de 16TB ya están aquí

Esto lo hace el disco duro precisamente porque las memorias NAND tienen una vida limitada (como los pendrives o tarjetas SD). Y de esta forma evita que unos sectores se deterioren más que otros y previene que unos chips fallen mientras otros sigan funcionando.

Puede parecer contradictorio, pero manteniendo este flujo de datos entre los bloques de almacenamiento se consigue una mayor duración de los discos SSD, como se puede apreciar en ciertas pruebas donde te pueden durar un montón de años escribiendo todos los días un montón de gigas.

Al moverse estos datos se queda también registrado en la DRAM, de forma que sea capaz de devolver de forma inmediata bloques que de otra forma se tendrían que buscar y se tardaría más.

Básicamente se traduce en un mayor rendimiento.

¿Es posible SSD sin DRAM? y ¿por qué es más barato?

Desde luego es posible eliminar completamente la DRAM, hablamos de un chip que tiene como tarea principal mantener almacenado un mapa de todos los datos que hay en el disco, que sea accesible y rápido de procesar.

Este mapa se puede migrar a una zona de la memoria NAND por ejemplo, o incluso hay tecnologías para moverlo por completo a la memoria RAM de tu equipo y hacer que se cargue cuando enciendes el PC y se mantenga una copia actualizada en el SSD.

El tema del precio es precisamente por esto, ya que no dispone de esta memoria interna y por tanto reduce el precio de fabricación y componentes. PERO, barato no siempre significa mejor, bueno o incluso aceptable.

¿Merece la pena un SSD sin DRAM?

Aquí ya lo que entra en juego es la necesidad que tengas, o lo que esperes del SSD. Ya que lo que se sacrifica en estos dispositivos es rendimiento. Si estás buscando un rendimiento mayor que el de un HDD, estas unidades lo tienen por un precio algo más reducido que un SSD “de verdad”.

Léete también  ¿Por qué debería tener varias particiones en mi disco duro?

Ahora bien… el mover este mapa de los datos fuera de la DRAM, tiene sus inconvenientes, y no es algo que podamos pasar por alto. Lo primero es que las lecturas y escrituras aleatorias son las que se ven más afectadas, con una reducción importante del rendimiento comparadas con las de los SSD mainstream.

Por otro lado los discos que usan la memoria NAND para almacenar el mapa, el problema es que se incrementa considerablemente la cantidad de escrituras sobre los chips que ya de por sí tienen una vida limitada.

Esto hace que además de ser más lentos, se acaben “muriendo” o dejando de funcionar antes. Precisamente, si te fijas en los fabricantes, verás que para los discos SSD la garantía es más larga que para los SSD DRAM-less, que suele ser sustancialmente menor. No son tontos y saben que van a fallar antes.

Entonces ¿Qué disco SSD sin DRAM me recomiendas?

Sinceramente… no te compres un disco SSD sin DRAM. Aunque creas que merece la pena, la diferencia de precio en la mayoría de los casos es tan poca que no es una opción válida si tienes en cuenta las desventajas.

Estoy hablando de que lo normal es una diferencia de 10€ o así, haciendo que sea una opción muy apurada. Espera un poco más, ahorra esa diferencia, y hazte con un disco SSD con DRAM que te va a durar más y tendrá un rendimiento realmente muy superior.

Si has probado la diferencia entre algunos modelos puedes dejar un comentario con tus impresiones, o simplemente dime tu opinión al respecto después de saber cómo funcionan los SSD sin DRAM y la diferencia con los SSD mainstream.

Léete también  Cómo detectar fallos inminentes en un SSD

¿Tienes SSD? ¿Hace cuanto que lo vienes usando? Comenta, comparte


AYUDANOS a poder seguir dando respuestas. Te podemos echar una mano y tú también a nosotros, símplemente dale a me gusta.