tasa-de-rebote

¿Es mala una tasa de rebote alta?

Realmente no es que haya demasiada información acerca de la “tasa de rebote”. De hecho, casi toda la información que hay parece sacada de manuales o simplemente es como si estuviera escrita con fines de conseguir visitas. Vamos a ver por qué no siempre es mala una tasa de rebote alta.

¿Qué es la tasa de rebote?

Lo primero que quiero hacer es explicar lo que es, así todos entenderemos de lo que estamos hablando. Un rebote es una visita que solo ve la página a la que entra antes de salir, es decir, yo entro en un artículo, lo leo y cierro la página. Esta tasa se representa como un porcentaje, y sale de dividir el número total de rebotes, por el número de visitas en tu web. Esto te dará como resultado la tasa de rebote que es lo que podemos ver en Analytics.

En la mayoría de los artículos se expone que existen muchos factores para determinar la causa de los rebotes, desde el diseño de las páginas hasta la estructuración de la información, pero es mucho más simple que todo eso. En la mayoría de los casos un usuario que encuentra la información que busca, no tiene necesidad de seguir buscando y cierra la web, no necesariamente tiene que estar interesado en el resto de nuestra página.

Incluso desde Google nos dan explicaciones extremadamente complejas en artículos y vídeos sobre el tema, a pesar de que es tergiversar la realidad omitiendo información importante como la que os acabo de exponer.

Para mejorar esta tasa de rebote la solución parece obvia. Sería relacionar el artículo que estás leyendo con otra cosa lo suficientemente relevante como para que el usuario haga click, pero siendo sinceros eso es difícil a no ser que se trate de usuarios recurrentes o de una tienda online, en la que por curiosidad acabas mirando algún otro artículo relacionado aunque no tengas intención de comprarlo.

Léete también  Optimizar nuestra campaña de AdWords

¿Cuantas veces has solucionado un problema de software o has encontrado la receta que querías hacer y has seguido mirando más páginas en lugar de utilizar la información a por la que has llegado a esa página? Posiblemente pocas, y si te dedicas a trabajar con internet y mirar cientos, puede que miles de páginas al día entenderás de lo que te hablo. Es tan simple como que en un hilo de un foro al final de la primera página esté la solución a la pregunta.

Por eso para estar seguros de si nuestras tasas son buenas o malas, vamos a tener que fijarnos en el tipo de mercado que estamos trabajando, si es una tienda de productos y al tipo de usuarios al que llegamos. Y una vez con los datos de estos podremos analizar si la tasa de rebote tiene que ser preocupante o no.

¿Tienes altas tasas de rebote?


AYUDANOS a poder seguir dando respuestas. Te podemos echar una mano y tú también a nosotros, símplemente dale a me gusta.